El proyecto Ciencia e Innovación 2030 es apoyado por Corfo y fue presentado por cinco facultades de la UdeC:  Ciencias Ambientales, Ciencias Biológicas, Ciencias Físicas y Matemáticas, Ciencias Naturales y Oceanográficas, y Ciencias Químicas; que representan el 60% de la producción de publicaciones científicas de la universidad. Además, están asociadas las Facultades de Agronomía, Ciencias Forestales, Ciencias Veterinarias y Farmacia.

La iniciativa nace de la asociación de los decanos de ciencia del CRUCH en el año 2016 y busca contribuir al desarrollo productivo del país fortaleciendo la relación entre las universidades y las empresas con visión de largo plazo y alto impacto en sectores estratégicos.

El proyecto tendrá una duración de 1 año en su primera etapa, período en el que se desarrollará el plan estratégico y se establecerán las brechas con instituciones extranjeras de excelencia en investigación e innovación.

En esta primera etapa el objetivo es aumentar la participación de las facultades de ciencia de la UdeC en la generación de innovación y emprendimiento, con el fin de vincular la investigación científica con las necesidades del desarrollo regional y nacional, y ser, de esta manera un agente catalizador a través de la formación de capital humano, transferencia tecnológica y el escalamiento comercial de las tecnologías desarrolladas, con el consecuente impacto en la economía del país.

“El objetivo de este proyecto es analizar los procesos de formación de capital humano, tanto de pre como postgrado, de vinculación con el medio regional y nacional. Esto a fin de generar estrategias que nos permitan fortalecer la enseñanza de nuestros estudiantes en competencias de resolución de problemas, así como también fortalecer la vinculación con el sector público y productivo”, explicó la Dra. Soraya Gutiérrez, Directora del Proyecto y Decana de la Facultad de Ciencias Biológicas UdeC.

Por otra parte, el Rector de la Universidad de Concepción Dr. Carlos Saavedra destacó la labor que tiene la universidad de fomentar el aumento de la productividad y responder a las necesidades a nivel país. “Sabemos que tenemos que generar ciencia de clase mundial para formar estudiantes de excelencia. Debemos ser capaces de responder a las necesidades regionales y nacionales apoyando el desarrollo productivo y la formación de profesionales que se inserten en las industrias transformando los procesos productivos”, señaló.

Además agregó: “nuestra meta es ir hacia el desarrollo productivo, donde tengamos influencia a partir de la generación de conocimiento. Es decir, construir valor a partir del conocimiento. En eso está comprometido este proyecto, en sus tres pilares fundamentales, en términos de formación de recursos humanos, de la capacidad de generación de conocimiento, pero también, ir hacia la innovación e incorporar elementos de emprendimiento en la construcción de valor a partir de los resultados científicos”.

Al finalizar esta primera etapa, viene una segunda de implementación de los planes estratégicos en un plazo de seis años. Por último, el plan se cierra con una tercera etapa de seguimiento y consolidación.