A raíz de la reciente premiación con el Premio Nobel de Fisiología y Medicina 2017 de los investigadores Michael Rosbash, Jeffrey C. Hall (Universidad de Brandeis, Boston, Massachusetts, Estados Unidos) y Michael W. Young (Universidad de Rockefeller), quienes lograron dilucidar los mecanismos moleculares que regulan el ritmo circadiano, más conocido como el reloj biológico, se ha despertado un interés por revelar la importancia de respetar este ciclo.

Estos “relojes biológicos” gobiernan los ciclos de vigilia y de sueño, en los seres humanos se ha coordinado naturalmente con el planeta, que tiene 24 horas. Desde el 1729 que se sabe la existencia de este reloj, pero no los engranajes que hacen que funcione de manera coordinada con otros relojes que existen en cada órgano de nuestro cuerpo. Los relojes existen en todos los insectos plantas y animales y son el resultado de la evolución del planeta, que tiene cambios diarios de luz y temperatura.

La Dra. María de los Ángeles García Robles, Académica del Departamento de Biología Celular e investigadora del Laboratorio de Biología Celular de la Facultad de Ciencias Biológicas UdeC, trabaja investigando el hipotálamo y el control cerebral de la ingesta alimenticia, lo que se relaciona directamente con la cronobiología.

“Hay personas que no respetan el ciclo circadiano por trabajo con turnos, como las enfermeras, guardias y otros, lo que provoca una mayor incidencia en hipertensión, obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer”, explica la Dra. García.

La académica hace un llamado a respetar las horas de sueño, ya que el cuerpo necesita descansar unas 8 horas como mínimo en promedio. Además, destaca la importancia de no comer antes de dormir en la noche. “Todo el sistema metabólico está inhibido en la noche, por lo que la mayoría de lo que comes será almacenado, lo que predispone a la obesidad. Mientras que si comes en el día todas las enzimas metabólicas se están produciendo de manera normal, por lo que se sacará provecho de los alimentos y no será almacenado como grasa”, destacó.

Esta reciente premiación a los investigadores estadounidenses servirá para tomar conciencia a nivel mundial sobre la importancia de respetar este ciclo circadiano o reloj biológico, lo que va en directa relación con la salud y el rendimiento de las personas, ya sea en trabajo o en otras actividades.