Como parte de su participación en el Programa 1000 Científicos 1000 Aulas, la Dra. Carola Bruna, académica del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Ciencias Biológicas UdeC, realizó el Taller “El Método Científico en Acción”, en el Colegio Almondale de Lomas San Andrés el día lunes 23 de octubre.

1000 Científicos 1000 Aulas es una iniciativa impulsada por el Programa Explora CONICYT desde el año 2000, que invita a hombres y mujeres de ciencia, tecnología y academia, y a estudiantes de postgrado, a dejar sus laboratorios y cátedras para ir a la escuela a compartir sus experiencias profesionales y laborales con estudiantes de educación Pre básica, Básica y Media.

El principal objetivo es tender un puente entre el mundo escolar y la comunidad científica para que niñas, niños, jóvenes y docentes puedan conocer de primera fuente el trabajo científico que se realiza en Chile, su relevancia para la sociedad y vislumbrar la ciencia como una motivación posible en su horizonte.

La instancia, a la cual asistieron 43 estudiantes de 2do y 3ero medio consistió en un taller práctico en el que los estudiantes, trabajando en equipo, aplicaron el método científico intentando producir un twirly que se mantenga en vuelo por más tiempo. Al finalizar, mediante discusión grupal, se identificaron las prácticas para lograr la tarea, finalizando con una mini clase sobre las etapas del método científico y su importancia en la vida diaria.

La Dra. Carola Bruna participa del Programa desde el año el 2007, con charlas y talleres para estudiantes desde quinto básico hasta cuarto medio, sobre estructura y función de proteínas, proteómica, bioinformatática y método científico. “En la Universidad los estudiantes entran a una carrera que seleccionan, por lo que están todos interesados en los temas asociados a ésta. Mientras que en el ambiente escolar puede que no todo el público esté interesado y motivado por la ciencia o por el tema que se está tratando. Lo más increíble es trabajar con niños de básica, que sorprenden con sus preguntas y participación, por lo que trato de preparar actividades para ellos, aunque es más difícil, ya que uno está acostumbrado al estudiante adolescente”, expresó la académica.

Cabe destacar la participación en este programa es autofinanciada por cada académico y no tiene ningún fin lucrativo, por lo que la labor realizada por estos docentes universitarios, científicos e investigadores, son un ejemplo a seguir para la comunidad científica en general, una oportunidad para despertar nuevas vocaciones y gatillar el interés de las nuevas generaciones por la ciencia.